Destino: Parque Nacional de Doñana

Bram.PNG

 

Publicado por Bram von Blomberg

Las montañas del mundo

Doñana se encuentra alrededor de la embocadura del río Guadalquivir en la provincia de Huelva, unos de los puntos más al sur de España, donde marismas de agua dulce forman un mosaico de vegetación, lagunas y prados que cambian de color según la estación del año. Las marismas se encharcan con las primeras lluvias al final de otoño, convirtiéndose en lagunas pocas profundas a lo largo del invierno que generan una de las concentraciones de biodiversidad mayores de toda Europa.

La playa de Doñana, entre Matalascañas y el poblado de Sanlúcar de Barrameda, mide unos 35 kilómetros de largo, sin construcciones, que hace de ella una de las playas vírgenes más largas de Europa. Un sistema de dunas móviles protege las marismas del parque del agua salada y del oleaje del mar, dando hogar a una fauna muy diversa: jabalí, corzo, zorro, conejo y liebres que encuentran refugio entre los enebros, pinos y la arena de las dunas que lo cubre todo.

Hacía el interior nos encontramos con los cotos o zona de matorral que representan una etapa intermedia del ecosistema del bosque mediterráneo. El bosque no cambia demasiado a lo largo del año, por eso sirve de refugio para muchas especies. De hecho, cuenta con el más alto nivel de protección dentro del Parque Nacional.

Entre los cotos y las marismas se encuentra la Vera, una franja de 200 a 1.500 metros de anchura que corresponde a un ecotono de gran riqueza ecológica. Es el límite entre las arcillas y las arenas. En esta estrecha franja, en la que coinciden especies vegetales y animales, aflora la humedad filtrada por las arenas, favoreciendo el crecimiento de junqueras y pastizales.  

La fauna de Doñana es sin duda de lo más rico de toda la península ibérica con más de 300 especies de aves y hasta 37 especies de mamíferos, 21 especies de reptiles y miles de invertebrados, muchos de ellos aún sin catalogar. Son justamente estas especies de invertebrados las que alimentan al gran número de aves migratorias que pasan por Doñana en su camino a África.     

Quizás el habitante más conocido del parque es el felino más amenazado del planeta, el lince ibérico. Actualmente sólo existen dos núcleos reproductores en España: en el Parque Natural de la Sierra de Andújar y en el Parque Nacional de Doñana. Debido a los esfuerzos de reintroducción durante los últimos años, la especie se está extendiendo hacía montes de Toledo, Badajoz y Portugal. Se estima que la población actual es de alrededor de los 400 ejemplares de los cuales unos 60-70 se encuentran en las cercanías de Doñana. No olvidemos que en los años 60 se estimaban unos 5.000 ejemplares en España, momento a partir del cual sufrió una reducción dramática con el hombre como principal amenaza.

El lince ibérico vive de manera solitaria y nómada. Ha desarrollado un instinto muy territorial, precisamente por la amenaza sobre su hábitat por carreteras, ferrocarriles, urbanizaciones, etc. Otro de sus puntos débiles es su alimentación, puesto que se basa en un 80% en conejo, de ahí que sea sumamente dependiente de estos pequeños animales. En años en que la mixomatosis atacó la población de conejo, la de lince, sin alimentación e incapaz de adaptarse a cazar otras especies, se vio reducida.

Nosotros trabajamos con los mejores proveedores que operan en el Parque Nacional de Doñana para que nuestros clientes pueden disfrutar de una experiencia íntegra y completa de este sitio tan maravilloso. Nuestro plan recomendado Cuatro días en el paraíso ofrece la opción de alojamiento en el Parador de Mazagón situado en un lugar espectacular, en las dunas con vistas al mar o en la casa rural La Malvasía en el pueblo de El Rocío. Es un plan muy apto para ir con niños, los guías son muy entusiastas y transmiten sus conocimientos con pasión y cariño. El paseo por las dunas en dromedario a la hora de la puesta del sol es una aventura para que la familia no lo olvide.

Queda por destacar que además del plan recomendado podemos ofrecer una visita a medida para un público más especialista: dos días de observación en la temporada de migración, una vista especial para la observación del lince ibérico, otra de aves y rutas en caballo por la playa de Doñana. También existe la posibilidad de un curso de rastreo de huellas, observación de fauna o supervivencia en climas áridos. Como instructor de la Wilderness Guides Association organizo anualmente una formación profesional dentro del Parque Nacional de Doñana para guías, con ello he obtenido una experiencia muy valiosa sobre el territorio y un trato muy cercano con los profesionales del parque, que ahora pongo a disposición de todos los que quieran disfrutar de uno de los tesoros naturales más bonitos del país.