Azoteas madrileñas

Inés.PNG

 

Publicado por Inés Carriazo.

Gastronomía, catas, conciertos, museos, teatro... todo es diferente es esta ciudad con alma propia.

Si, ya estamos en verano. Y no, no llegó el 21 de junio, ni el día que los escaparates de las tiendas de moda lanzaron la última colección de modelitos para el calor, ni tan siquiera el día que te comiste el primer helado. Llegó en el momento en el que los blogs especializados en Madrid, actividades de ocio, restaurantes y todas las diversiones posibles de nuestra ciudad dieron el pistoletazo de salida para poder hablar de las azoteas y terrazas de verano. Bien porque ya estuviesen abiertas o porque iban a ser los “must” del verano y querían ser los primeros en contártelo, no fuese que te perdieses alguna.

Pero es que no es de extrañar, cuando la primavera-verano llega a Madrid no hay quien se quiera quedar en casa. Es algo que los madrileños esperamos todo el año, la apertura de las terrazas, y no solo de las que se sitúan en azoteas, si no de las de toda la vida también, de las del barrio, de las de las zonas de moda donde ver y ser vistos y por supuesto de las que patrocinan algunas marcas de cerveza que compiten cada año por quien abre la terraza más molona, en el espacio más espectacular y con múltiples actividades para que no te aburras. Véase Casa Corona o Manzana Mahou.

azoteas 3.jpg

Ciertamente la evolución de las situadas en azoteas es para estudiarla. Una de las más veteranas es la del Circulo de Bellas Artes. Desde hace más de 10 años se han encargado de dejarnos fotografiar las mejores postales con el cielo madrileño como protagonista. Después entraron los hoteles, desde hace algunos años, los de renombre competían por tener las mejores azoteas con terraza, si además tenían piscina, mejor que mejor. Hoteles como el ME Madrid, el Hotel Urban, Silken Puerta de América, el Room Mate Oscar o el Hotel Emperador en plena Gran Vía, marcaban cada verano el inicio del mismo con la inauguración de sus terrazas de verano. Poco a poco se fueron sumando otros para no quedarse atrás, y bien es cierto que hoteles de nueva apertura no pueden ser concebidos sin un “penhouse” que los identifique.

Claro, que no solo de hoteles vive el terraceo madrileño, para mí, dos de las terrazas más especiales se encuentran en sitios tan particulares como Las Escuelas Pías, declarado Bien de Interés Cultural y actual centro asociado de la UNED. Tras acceder al centro, subirás por unas escaleras espectaculares, desde donde podrás divisar el interior de la cúpula de ladrillo visto de estas antiguas escuelas. Una vez arriba te encontrarás con Gau&Café, un restaurante con la azotea más castiza y vistas a los tejados de Lavapies. La otra, mucho más cañí es la terraza de la Casa Granada, la auténtica precursora del postureo madrileño. Desde hace más de 30 años, esta terraza situada en el sexto piso de un edificio en plena plaza de Tirso de Molina ofrece sin lujos ni estridencias, cocina andaluza con vistas. Aunque ha sido renovada, no dejarás de alucinar cuando subas por un viejo ascensor y llegues a un piso enorme con ventanales y puertas correderas para acceder a esta.

azoteas 1.jpeg

Una de las últimas en llegar ha sido la ya aclamada terraza del Paracaidista , este espacio del que todo el mundo se ha hecho eco, por esto de que en un mismo edificio (el antiguo emplazamiento de CasaDecor) no solo vas a encontrar un restaurante en la azotea y un cocktail bar en una terraza preciosa, si no también una pequeña sala de cine, una planta entera dedicada a tienda de decoración, ropa, cosmética y todo multimarca, cuya forma de venta es tan original y sencilla como comprar con un código bidi.

Podría tirarme parrafadas hablando de todas las terrazas y azoteas de Madrid, y como no quiero aburrirte, ni es el fin de este artículo, mi propuesta es que nuestra guía te acompañe por algunas de ellas en el plan “Azoteas Madrileñas”. Un agradable paseo donde podrás subir a algunas bien conocidas y otras no tanto, mientras te cuentan un poquito más sobre su historia y sobre Madrid, tomarte un piscolabis y disfrutar de las vistas cuando el sol caiga para dar paso al agradable frescor veraniego y ver nuestra ciudad más cerquita del cielo.