La experiencia de Recuerdos de mi Mochila en Costa Rica

Queremos contaros nuestra experiencia con PANGEA The Travel Store y cómo nos fue en nuestro viaje en Costa Rica, pero sobre todo cómo ha sido ser #CorresponsalPANGEA. Nuestro viaje empezó en las oficinas de PANGEA, organizando el viaje con el asesor experto en Viaja por el Mundo Javier Molina. Con él definimos una ruta que nos llevaría a conocer la parte centro-norte de este país de Centroamérica y algo de la costa del Caribe.

Nuestro itinerario comenzó con la visita al Parque Nacional Tortuguero; muy temprano nos trasladaron en bus primero hasta Guápiles, donde tomamos un rico desayuno al estilo “tico”, para luego llegar hasta el embarcadero de la Pavona, donde tomaríamos una barca que nos llevaría a través del río hasta el hotel en el que estaríamos durante dos noches dentro del Parque Nacional.

En estos dos días conocimos el pueblo de Tortuguero y realizamos un tour por los canales del Parque en el que apreciamos gran cantidad de fauna, como aves y reptiles. Pero de esta parte del viaje nos quedamos con el tour que tomamos para ver el desove de las tortugas, que está organizado para ir en grupo por la noche y no está permitido lleve hacer fotografías, por lo que es una experiencia que no se puede mostrar pero que resulta inolvidable.

Continuamos el viaje por nuestra cuenta en un road trip que nos llevó en primer lugar hasta la Fortuna. Aquí pasamos tres noches en un hotel espectacular que nos reservó PANGEA, que fue nuestra base para visitar el volcán Arenal y recorrer las rutas de trekking que se pueden realizar, la cascada la Fortuna y caminar por puentes colgantes entre las copas de los árboles.

Aquí, como dato, podemos decir que, para ver el volcán, se debe hacer muy temprano, ya que durante el día las nubes lo cubren y no se puede apreciar. Si se levantan muy temprano puede que tengáis la suerte de verlo vestido de blanco como lo vimos nosotros.

Tras dos días en La Fortuna, tomamos camino hasta Bijagua, específicamente hasta las faldas del volcán Tenorio, donde nuestro objetivo principal era conocer el río Celeste. Para llegar hasta su famosa cascada se camina en un trekking de hora y media, según dicen en la entrada del Parque Nacional. Pero en realidad lleva más tiempo, porque el camino es entre un bosque encantador pero muy húmedo, que en algunos tramos tiene mucho barro si ha llovido y en el que hay que tomar tiempo para hacer fotos chulas.

Al final, todo es parte de la aventura para conocer esta maravilla de la naturaleza, a pesar de que no son aguas donde poder bañare, pero el poder ver su color es algo imprescindible.

Cumplido nuestro objetivo en volcán Tenorio, seguimos avanzando más al norte de Costa Rica para visitar el Parque Nacional Rincón de la Vieja; sí, otro volcán. Pero, a pesar de que era la tercera zona con un volcán que visitamos, realmente cada una tiene cosas diferentes que ver.

Aquí pasaríamos dos días en un hotel que es tipo hacienda o finca dentro del Parque Nacional y, al llegar, decidimos relajarnos primero dándonos un baño en la cascada las Chorreras y luego en un tratamiento de barros con aguas termales. Todo esto estaba incluido con la estancia en el hotel, ya que estaban en su propiedad, además que ofrecían muchos otros deportes de aventura (canopy, tubing, caballos, etc.).

Al día siguiente fuimos hasta las faldas del volcán Rincón de la Vieja para recorrer el sendero de las Pailas, una de las rutas quo ofrece la Parque Nacional. En este sendero se pueden ver diferentes pozas de agua y fumarolas activas por efecto del volcán, además de adentrarse en un bosque donde se pueden observar aves, monos y serpientes.

En este Parque se pueden hacer varias rutas, unas de cascadas y otra para visitar el cráter del volcán, pero esta última es una caminata de 8 horas para poder llegar que requiere un nivel alto de esfuerzo. Para estos días que fuimos esta ruta estaba cerrada por actividad volcánica.

Dejamos el norte del país para acercarnos un poco a la capital, al área de Monteverde, donde realizamos varias actividades, entre ellas conocer un mariposario, un ranario, un jardín de colibríes, un jardín de orquídeas, recorrer puentes colgantes nuevamente y un trekking por la Reserva Natural Bosque Nuboso. 

La fauna y flora que descubrimos en este recorrido fue impresionante, es una de las rutas que recomendamos en Monteverde. Si se tiene más tiempo, existen otras reservas que no visitamos, pero que suenan igual de interesantes, como el Bosque Eterno de los Niños.

Dejamos Monteverde y viajamos hasta Cartago, una ciudad que se encuentra a una media hora de San José.  Aquí visitamos dos lugares, la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles y las ruinas de Santiago Apóstol; ambos son dos lugares que vale la pena visitar, la Basílica tiene una fachada impresionante de color blanco y gris y es lugar de “romería”.

El último día de recorrido tomamos un tour para visitar el volcán Poás, que se encuentra a una hora de San José y es uno de los más visitados en Costa Rica por su cercanía a la capital. Aquí se pueden ver dos cráteres: el principal, que está activo y contiene una laguna caliente en la que, con un poco de suerte, se puede ver alguna pequeña explosión, y el otro, que tiene una laguna fría, pero el sendero para llegar estaba en reparación.

Y finalizamos nuestro viaje conociendo el centro de San José, donde visitamos su catedral, el edificio de Correos y su famoso Teatro nacional, que por su fachada es un edificio digno de visitar.

En fin, este viaje nos ha encantado por todas las bellezas naturales que vimos, la fauna, la flora y por ver cómo un país como Costa Rica aprecia tanto la naturaleza.

En cuanto a la organización del viaje, estamos muy contentos con PANGEA, la selección de los hoteles, los traslados… en fin, todo en general. Esperamos volver a ser #CorresponsalPANGEA y poder compartir todo lo que veamos en otros lugares del mundo.

Para más detalle del viaje, podéis visitar nuestro blog

Publicado por Recuerdos de mi Mochila, #CorresponsalPANGEA en Costa Rica.