Sí, sí sin mis hijos: viajar en pareja es posible más allá de los 40

El verano es la época perfecta para disfrutar de la compañía de la familia: los hijos vuelven a casa, los domingos se va al pueblo y tu pareja… ¡Espera! Tu pareja sigue trabajando 12 horas al día, como tú, sigues viéndola un par de horas, y casi siempre coincide que tenéis que hacer la compra, limpiar los baños o recoger a los niños de la piscina. ¿Y cuándo os toca a vosotros disfrutar del tiempo juntos? ¿Para cuándo ese momento de descanso y tranquilidad que prometen todos los anuncios en esta época del año? Si estás casado, tienes hijos y no recuerdas la última vez que viajaste, con ellos o sin ellos, este artículo te interesa, y mucho.

Porque, aunque sea realmente beneficioso para todos pasar tiempo en familia, la pareja también necesita momentos de esparcimiento, en los que puedan disfrutar el uno del otro, vuelvan a compartir experiencias y aventuras y, sobre todo, tengan sus momentos de intimidad. Hemos hecho una selección de los mejores destinos para reencontrarse con tu pareja pasados los 40.

Como novios

Os toca vivir vuestra propia película, a lo Easy Rider, como dos jovenzuelos al borde de la ley, sin más destino que ellos mismos. No te preocupes, no te proponemos algo tan salvaje, pero sí recorrer parte de la Ruta 66 a vuestro aire como hicieron Wyatt y Billy en el largometraje de los 70. Saca el carné de conducir internacional, ponte al volante de un clásico y visita algunas de las ciudades más importantes del mundo: San Francisco, Los Ángeles, Santa Bárbara… Lo que no puede faltar es una escapadita a Las Vegas, atrévete a tener una segunda boda a lo Elvis y Marilyn en la ciudad de los neones. Un topicazo, sí, pero divertidísimo.

Si creías que en este viaje solo ibas a ver edificios y carretera, espera a descubrir los parques naturales que esconde Estados Unidos. Aunque tendrás que salirte del camino, te recomendamos encarecidamente que no te pierdas Yosemite. Seguro que recordarás al Oso Yogui robando cestas de pícnic, lo hacía en este parque, que cuenta, además de con esta entrañable historia, con enormes secuoyas, acantilados de granito y enormes cascadas. Para ponerle broche final a tu historia, te recomendamos una visita a Santa Bárbara para sentirse como los protagonistas de aquella serie en las paradisiacas playas de palmeras sin fin.

Ruta 66.jpg

Una segunda luna de miel

Lo de la segunda boda en Las Vegas no es lo tuyo, pero ¿qué tal una segunda luna de miel? Un safari es una de las opciones preferidas para lunas de miel, y es que éste es un viaje que, quien tiene la oportunidad de vivir, no olvida. ¡La mejor opción para los recién estrenados novios! Si la tuya fue, en cambio, a Canarias, es momento de que superes todas las expectativas y disfrutes con tu pareja de un viaje único e irrepetible. ¿Crees que este viaje es solo para amantes de los animales? Un viaje a Tanzania es una buena opción si, además de ver a los cinco grandes, quieres relacionarte con tribus, visitar ciudades Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO o relajarte en playas de arena finísima. Aunque, para ser sinceros, una vez que veas al primer león a menos de tres metros de ti, querrás que se detenga el tiempo para siempre. Prepara la cámara de fotos, porque tendrás el dedo en el disparador desde el momento en el que bajes del avión hasta que te despidas de los animales. Una buena cámara réflex con un objetivo potente es casi obligatorio en la maleta si quieres fardar de fotos a lo National Geographic cuando ya estés de vuelta en casa.

Encontraréis en la oferta hotelera de este país algunos de los alojamientos más sorprendentes de vuestros viajes, así que atrévete a hacer glamping en un cráter de un volcán extinguido. Ahora bien, si quieres emociones aún más fuertes, regalaos un vuelo en globo. Desde arriba, observarás las manadas corriendo por la sabana y el aire fresco sobre tu cara.

Rompiendo esquemas

¿Harto de la monotonía diaria? ¿Crees que ya has vivido todo lo emocionante que podías haber vivido? ¿La vida no esconde secretos para ti? ¡Prepárate para romper los esquemas de tu mente con un viaje a Sri Lanka! Este pequeño país asiático todavía no está masificado de turistas, por lo que podrás compartir un modo de vida tradicional y tranquilo. Quítate el reloj, olvídate del iPad y disfruta de los paisajes, de una variedad de verdes que te dejará boquiabierto; medita en los templos de origen budista, frente a estatuas de oro o déjate llevar en un apacible paseo por un elefante.

Con suerte, tu visita coincidirá con alguno de sus festivales (suelen celebrarse durante los meses de julio y agosto, dependiendo de la coincidencia con el calendario lunar), que llenan de color y de gente las ciudades. Pero si vuestra idea de vacaciones es disfrutar de la soledad de la pareja y recuperar el tiempo perdido, vuestro destino son las playas del sur de Sri Lanka, como Tangalle, Mirissa o Unawatuna. Allí encontraréis relax, calor y decenas de frutas tropicales que llenarán tus vacaciones de sabor.

Ché, que bueno que viniste

¡Con lo que a vosotros os gustaba viajar, cómo ha podido pasar esto! No te preocupes, no eres una rara avis, lo que te ha ocurrido se llama paternidad. Sabes que esto es una excepción, pero estás muy emocionado porque por fin te has decidido a dejar a los niños atrás y te dispones a llevar solo una maleta a tu destino (sí, con niños parece imposible, pero lo volverás a lograr), así que tenéis que aprovechar este viaje al máximo. Suena a una buena ocasión para recorrerte Argentina. En el país de los tangos y el mate podrás descubrirte en mitad de la selva, al borde de una de las cataratas más impresionantes del mundo o pisando un glaciar. Todo ello sin perder de vista su capital, Buenos Aires, donde podrás pasear tranquilamente por sus parques, perder la noción del tiempo en la librería más bonita del mundo (o hacer un recorrido por las más relevantes de la ciudad) o acudir a una clase de tango, ¡esta experiencia sí que os unirá (literalmente)!

Si os gustan los deportes y la aventura, os animamos a pasar a la vecina Chile para hacer un trekking por las Torres Paine, el paisaje se os grabará en la retina y se convertirá en la mejor historia de vuelta a casa. Y hablando de la vuelta, no olvides encontrar el regalo perfecto para los niños, aunque no hayan venido a este viaje también pueden disfrutarlo, como con una cesta de alfajores y dulce de leche, ¡no podrán resistirse y estarán encantados de que papá y mamá vuelvan a ausentarse unos días!